http://photos1.blogger.com/blogger/7442/2375/1600/blog1.0.jpg(otra portada) El Sur Global: 9 feb. 2007

viernes, febrero 09, 2007


En el poblado de San Antonio Escobar estos niños tojolabales y tzeltales esperan el toque de entrada a clases de primaria, en tanto, permanecen formados a petición de sus maestros. El poblado se encuentra enclavado cerca de los línderos de la Reserva de la Biosfera Montes Azules, en la selva lacandona. Al igual que muchos, para salir de San Antonio tienen que atravesar varias horas de caminos de terracería en montañas y selva. Aqui no hay servicio de agua potable ni energía eléctrica. La única diversión es una laguna cercana de color turquesa: Ojos azules.

Etiquetas:

Juego de niñas en Nuevo Israel

Estas niñas tzeltales juegan conun rebozo en mano en Nuevo Israel, en tanto, llegan obligaciones de labores domésticas y de campo. Ellas no asisten a la escuela porque el maestro rural ha dejado de llegar al poblado. Al fondo puede verse sus casas construidas con palmas y bambú. La foto corresponde a marzo de 2005, en plena selva lacandona.

Etiquetas:

De niñas a madres...¡

Es lamentable ver que los niños en la selva lacandona pasar de ser infantes a ser madres, sin tener una adolescencia. Es común ver que las niñas se casan a los 13 o 14 años de edad. Esta foto tomada en Nuevo Israel, si bien la niña no es madre, corresponde tambien al rol que juegan las niñas en el medio indígena rural, es decir, cuidar a sus hermanos menores como una tarea asignada y obligatoria, mientras los padres sacan la cosecha de maíz y frijol en el campo.

Etiquetas:

Desde la selva lacandona

Estos niños habitan el poblado Nuevo Israel en la cuenca del Río Negro, en plena selva lacandona no conocen nada de la ciudad, ni de macdonalds, ni de six flags, mucho menos han jugado con barbiés, pero si conocen el río negro-uno de los pocos con el agua más limpia del país-donde frecuentemente pasan el día, pero tambien conocen las veredas que hay que tomar para llegar a San Quintin después de 12 horas de camino, si es que sus pies aguantan las cerros y montañas que hay que atravesar. Estos niños practicamente viven condenados a permanecer en la selva por la dificultad que existe para salir de ahi.

Etiquetas:

Un viaje tradición en Tuxtla

Este campesino que habita en las cercanías de la zona urbana de Tuxtla atraviesa una de las más transitadas avenidas de la capital, cargando una enramada como lo marca una vieja tradición local. En Tuxtla aun persisten ancestrales costumbres con una mezcla de colonización, indígenismo y religiosidad.

Concentrada y atenta esta niña tzeltal de Ocosingo disfruta de los programas de animaciones que transmite un canal nacional de televisión. Es muy frecuente en los poblados indígenas, donde aun no todos tiene un televisor, ver a niños amontonados en la puerta de la casa del vecino esperando el programa favorito. La TV se convierte, aqui, en la consentida de la casa.

Desde el Sur hacia el Norte

Esta gráfica podría confundirse con un recuerdo de la época en que los revolucionarios tomaban los vagones de los ferrocarriles para dirigirse hacia a los combates, sin olvidar a las adelitas, pero en realidad la foto fue tomada durante un viaje a Tapachula. Se trata de centroamericanos- que no indocumentados- tratando de avanzar hacia el norte del país para alcanzar Estados Unidos. En realidad, la odisea de ellos comienza justo aquí: en la frontera sur. La foto fue tomada en octubre de 2005.

Oficio tras telón...¡

En el teatro de la Ciudad, "Emilio Rabasa" un par de jovenes bailarines ejecutan movimientos y ritmos. En verdad, no recuerdo la obra, pero la interpretación fue magnífica por el dominio escenico de los personajes. El publicó aplaudió de pie, solo eso recuerdo.

Difícil oficio

Esta gráfica tomada desde el puente peatonal del Boulevard Belisario Dominguez de Tuxtla Gutiérrez, merece mención especial- no por la tienda departamental-sino por el dificil oficio en la altura de los escaladores, quienes arreglaban la iluminación de esta marquesina.

A propósito de pescadores

Un día común en la ciudad de Champotón Campeche. Esa tarde el mar permanecía silencioso y con un sol intenso que servía de estampa a los pescadores.

Buzón: Contactame